Nuestra primera lluvia dorada

0%

Este matrimonio sentía mucha curiosidad por la lluvia dorada y por fin se han decidido a practicarla. Ella, desnuda en la ducha y sentada, recibe el chorro de orín que sale de la polla de su marido, que apunta su meada a su boca y toda la cara.

  • COMPARTIR